NUEVO ROSTRO, MISMA ESENCIA

0
892

Por Hiram Chávez

Carlos Aguiar Retes nacido en la ciudad de Tepic Nayarit el 9 de enero de 1950, ha sido nombrado por el Papa Francisco a partir de este 19 de Noviembre como Cardenal y muy posible relevo de Norberto Rivera Carrera, quien está a tan solo 8 meses de dar por terminada su dirigencia en la cúpula mayor de la iglesia católica en México.

Se vislumbra con toda claridad las intenciones del vaticano al nombrar cardenal al Monseñor Carlos Aguiar Retes y muy posible Arzobispo Primado de México. Ya que el nuevo cardenal ha sido una de las personas que han buscado desarrollar las reformas en materia de libertad religiosa y de educación pública, aspectos que dentro de nuestro marco legal vigente están totalmente separadas una de la otra.

En esta ocasión estamos hablando de una estrategia muy diferente a la que promovió la jerarquía católica en manos de Rivera Carrera, la cerrazón, la prepotencia, el totalitarismo, el encubrimiento, fueron las banderas que ondeaban en la sede mayor de la iglesia en México.

Aguiar por su parte un carácter más reservado, moderado, que apuesta por cabildear a través de las “buenas” relaciones con gobernantes, legisladores, presidentes, como es el caso de su gran amigo, el titular de la banda presidencial de la república mexicana, eso sí, deseoso de llevar la religión a las instituciones públicas, en especial las escuelas.

A la vista parece algo nuevo, nuevo rostro, nuevo nombre, nueva forma de interlocución, sin duda sería enviado a resarcir las cuarteaduras políticas que ocasionó Rivera con su Frente Nacional Por la Familia (FNPF) contra el gobierno, pero la esencia no cambia, el objetivo desde la más alta esfera jerárquica del catolicismo es el mismo y tal parece que el dedo no será quitado del renglón, es urgente en la jerarquía católica recuperar los privilegios perdidos con las leyes de reforma, necesitan detener el desarrollo cultural del país y para lograr su objetivo necesitan tener el acceso al control de la educación en México, una educación de por sí ya deplorable; les es urgente tomar el control de medios de comunicación, necesitan tener a sacerdotes ocupando los curules de la legislación, y quién mejor para ello que el mismo que impulsó desde un principio la reforma al artículo 24 constitucional de la mano del entonces Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Siendo entonces; Presidente del Episcopado mexicano, Aguiar Retes comenta para la revista proceso N°1574, 31 de diciembre del 2006, 1 marzo del 2007: “manifiesta que para alcanzar una verdadera libertad religiosa es necesario que nos ayuden “refiriéndose al senado” a llevar a cabo las reformas en materia religiosa que necesita el país,… También refirió la indicación papal para que incida en las legislaciones de los países latinoamericanos para que la iglesia tenga una plena libertad religiosa.”
En este sentido, no es un misterio entender cuáles son las pretensión del Papa Francisco al vestir de púrpura y seguramente convertir en Arzobispo primado de México a Carlos Aguiar Retes; ante el propósito papal es oportuno mencionar el gran desprecio que sintió la jerarquía católica por la constitución de nuestro país, a la cual calificaron como “leyes inicuas y sacrílegos decretos”.

La misión es clara, reforzar relaciones políticas, seguir adelante con las reformas necesarias para lograr sus propósitos, recuperar prerrogativas y privilegios, regresar a nuestro país a un estado confesional.

Aguiar Retes se estaría enfrentando a la mayor crisis en que se ha encontrado la iglesia católica en México, no es solo las fracturas en las relaciones políticas, sino una feligresía descuidada, dañada, ofendida, ultrajada, acosada, desconfiada, una feligresía que va de picada, mientras que la diversidad religiosa crece considerablemente.

Nos seguimos leyendo el próximo lunes, Saludos.
@ChavezHiram

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here